Proyectos de Actuación y Legalización en Suelo No Urbanizable

Desde el estudio de Arquitectura a granel realizamos la documentación necesaria que requiere cada administración local para tramitar el reconocimiento de situación legal de fuera de ordenación o situación de asimilado a fuera de ordenación, necesarios para aclarar la situación jurídica de cada inmueble. También elaboramos proyectos de actuación para cambios de uso o ampliaciones en suelo no urbanizable.

Regularización de viviendas en suelo no urbanizable 

Para procesos de regularización de inmuebles en suelo no urbanizable, ya sea por venta o por regularización para cambios de usos, es necesario acreditar la situación jurídica de las viviendas.

Desde el 2012, existe el  Decreto 2/2012, de 10 de enero, por el que se regula el régimen de las edificaciones y asentamientos existentes en suelo no urbanizable en la Comunidad Autónoma de Andalucía.  Este decreto está destinado a clasificar y dar una entidad jurídica a las viviendas que se encuentran en situación irregular en suelo no urbanizable.

Decreto 2/2012, de 10 de enero 

 

Proyectos de actuación

Así mismo, para los cambios de uso así como ampliaciones de inmuebles en suelo no urbanizable, es necesaria la tramitación de un proyecto de actuación según la L.O.U.A.

“Artículo 42. Actuaciones de interés público en terrenos con el régimen del suelo no urbanizable.

 Son actuaciones de interés público en terrenos que tengan el régimen del suelo no urbanizable las actividades de intervención singular, de promoción pública o privada, con incidencia en la ordenación urbanística, en las que concurran los requisitos de utilidad pública o interés social, así como la procedencia o necesidad de implantación en suelos que tengan este régimen jurídico. Dicha actuación habrá de ser compatible con el régimen de la correspondiente categoría de este suelo y no inducir a la formación de nuevos asentamientos.

Dichas actividades pueden tener por objeto la realización de edificaciones, construcciones, obras e instalaciones, para la implantación en este suelo de infraestructuras, servicios, dotaciones o equipamientos, así como para usos industriales, terciarios, turísticos u otros análogos, pero en ningún caso usos residenciales.”

Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía.