Legalización de alojamientos turísticos y tramitación de cambios de uso

Tramitamos cambios de uso de vivienda a alojamiento turístico mediante proyectos o informes técnicos que acrediten el cumplimiento de la normativa de la edificación, municipal y sectorial correspondiente.

Realizamos regularización de viviendas turísticas evaluando cuál es la categoría turística más adecuada en cada caso y elaborando el proyecto correspondiente para la adaptación de la vivienda.

Viviendas turísticas en el medio rural

Son alojamientos turísticos en el medio rural los establecimientos de alojamiento turístico y las viviendas turísticas de alojamiento rural que posean las siguientes condiciones:

a) Reunir las características propias de la tipología arquitectónica de la comarca en que están situados.
b) Estar integradas adecuadamente en el entorno natural y cultural.
c) Estar dotados de las prescripciones específicas y requisitos mínimos de infraestructura que se establecen para cada tipo en este Decreto, en su caso, o en la normativa turística aplicable.
 Decreto 20/2002 

1. VTAR. Vivienda turística de alojamiento rural.

Son viviendas turŒsticas de alojamiento rural aquellas que reú–nan los siguientes requisitos:

  • Tratarse de viviendas de carácter independiente, incluidas las edificaciones dependientes de las mismas tales como cuartos de apero, cuadras, cobertizos u otras de similar naturaleza.
  • Ser ofertadas al público para su utilización temporal o estacional o ser ocupadas ocasionalmente, una o más veces a lo largo del año. No superar 3 meses al año.
  • Prestar –únicamente el servicio de alojamiento.
  • No existir, en ningún caso, más de tres viviendas en el mismo edificio.
  • No superar su capacidad de alojamiento las veinte plazas.
  • Además de cumplir el resto de aspectos de la normativa correspondiente


2. Casa rural

Se entiende por Casas Rurales las edificaciones a que hace referencia el artículo 41.1 de la Ley 12/1999, de 15 de diciembre, del Turismo, que reúnan los siguientes requisitos:

  • Tratarse de viviendas de carácter independiente, incluidas las edificaciones dependientes de las mismas tales como cuartos de apero, cuadras, cobertizos u otras de similar naturaleza.
  • No existir, en ningún caso, más de tres viviendas en el mismo edificio.
  • No superar su capacidad de alojamiento las veinte plazas.
  • Además de cumplir el resto de aspectos de la normativa correspondiente

3. Añartamentos turísticos en el medio rural

Tendrán la consideración de establecimientos hoteleros y apartamentos turísticos rurales aquellos que reúnan los siguientes requisitos:

  • Estar constituidos por una sola edificación, aunque pueden contar con unidades anejas independientes.
  • No superar tres plantas, sin que a estos efectos se contabilicen las zonas abuhardilladas y de trasteros. Estas zonas no superarán un veinticinco por ciento de la ocupación de esa planta.
  • Adecuarse a las características constructivas propias de la comarca.
  • Su capacidad alojativa no ser inferior a veintiuna plazas.
  • Servicios o actividades complementarias vinculados con el entorno rural.
  • Estar dotados de zonas ajardinadas o patio interior, salvo aquellos que están ubicados en el núcleo principal de población.

Viviendas turísticas en el medio urbano o litoral. 

Cuando la edificación se encuentra a menos de 1000 metros de la costa, se considera que está dentro del área de influencia del litoral. Por tanto esas viviendas no se pueden ser casas rurales, VTAR o apartamentos turísticos rurales. Según la ubicación de las mismas, el número de plazas y las superficies de las estancias pueden encuadrarse en diversas categorías.

Apartamentos turísticos. Decreto 194/2010  

Viviendas con fines turísticos 

De acuerdo con el decreto, se consideran viviendas con fines turísticos todas aquellas ubicadas en suelo de uso residencial donde se ofrece, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con fines turísticos, es decir, con comercialización y promoción a través de los canales de oferta propios de este ámbito (agencias de viaje, empresas mediadoras u organizadoras y medios que incluyen posibilidad de reserva).

Los alojamientos pueden ser:

  • Viviendas completas. Se ceden en su totalidad y su capacidad máxima no puede superar las 15 plazas.
  • Viviendas por habitaciones. El propietario debe residir en ellas y no se puede ofertar más de 6 plazas.

 

En cualquiera de los dos casos no se pueden superar las cuatro plazas por habitación.

 

Decreto 28/2016, de 2 de febrero   

http://www.juntadeandalucia.es/turismoydeporte/opencms/areas/turismo/registro-de-turismo/campana-viviendas-con-fines-turisticos/