Vivienda eficiente Las Negras
26 julio 2020

¿Por qué A granel hace arquitectura sostenible?

En Arquitectura A granel tenemos claro que ya no se puede ejercer la arquitectura sin tener en cuenta una serie de hechos relevantes que tienen influencia a nivel mundial:

  • El cambio climático
  • La contaminación del medio ambiente
  • La sobreexplotación de recursos

Estos fenómenos destructivos no están sólo relacionados con la construcción y el urbanismo, pero consideramos que son dos áreas de gran influencia en la vida de las personas y traducidas a números, en la Unión Europea, se producen casi el 50% de los impactos ambientales que engloban cada una de las problemáticas señaladas.

El cambio climático

Hay determinados gases que generan una pantalla en la atmósfera que hace que el planeta funcione como un gran invernadero. Al incidir los rayos solares en la Tierra, parte son absorbidos por el planeta y parte son reflejados a la atmósfera, pero cuando intentan salir, esa pantalla se lo impide, rebotándolos una y otra vez hacia la tierra. Esto hace que la temperatura del planeta vaya aumentando y cambie el clima, con las consecuencias negativas que ya conocemos: Deshielo de los polos, pérdida de biodiversidad, catástrofes generadas por fenómenos climatológicos, etc.

Según datos del parlamento europeo, 80 % de los gases de efecto invernadero que se emiten en la UE tienen que ver con la producción y consumo de energía y la Unión Europea es la tercera productora de estos gases en el mundo después de China y EEUU. (Emisiones de gases de efecto invernadero por país y sector. Parlamento europeo)

La producción de materiales que usamos en la construcción, y los procesos constructivos en general, son grandes consumidores de energía. El análisis del ciclo de vida de los materiales que usamos en nuestras obras nos dará datos sobre la energía que consumen para ser producidos, usados (especialmente en el transporte desde cualquier parte del mundo) y transformados en residuos. Por tanto, su elección es determinante para contribuir o no a la emisión de gases de efecto invernadero.

El diseño de los edificios, sin tener en cuenta su ubicación y las condiciones climáticas de su entorno, hace que se deba invertir mucha energía en iluminación y climatización. Las ciudades resultan ser la suma de miles de edificios poco eficientes sin ningún tipo de planificación colectiva.

Además, nuestras ciudades están planificadas para generar continuamente desplazamientos motorizados. Todas las actividades que hacemos en nuestro día a día dependen del transporte. Esto tiene grandes implicaciones en el tipo de sociedad que construimos y como vivimos los espacios que habitamos, pero, sobre todo, tiene grandes consecuencias en la salubridad del aire que respiramos y en el volumen de gases de efecto invernadero que emitimos.

Dato: “En su conjunto, los edificios son responsables del 40% del consumo energético de la UE y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, generadas principalmente durante su construcción, utilización, renovación y demolición” (En el punto de mira: la eficiencia energética de los edificios. Comisión Europea UE).

La contaminación del medio: Degradación química del aire, del agua y de la tierra

La contaminación no afecta sólo a determinados hábitats o especies, sino que está teniendo una gran influencia en nuestra salud.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación atmosférica causa más de 10.000 muertes al año en España y unos 7 millones en todo el mundo. Además, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, existe una estrecha relación entre el cambio climático y la calidad del aire.

El proceso de extracción, transformación y transporte de los materiales, en muchas ocasiones, deja que productos tóxicos lleguen al medio ambiente. Se generan así impactos en zonas del planeta que pueden estar alejadas respecto al lugar donde construimos.

Todos los gases que se emiten por el consumo de energía, están directamente contaminando nuestro entorno. En este caso tiene especial relevancia el transporte y la emisión que los vehículos hacen de Óxidos de Nitrógeno (NOx) a la atmósfera.

Vuelve a ser muy importante que hagamos una reflexión acerca del ciclo de vida de los materiales y por tanto ser conscientes de la energía que consumen en toda su vida útil. Pero además tenemos que cambiar el modelo de consumo de usar y tirar eligiendo materiales que sean duraderos y de calidad. Los residuos generan uno de los mayores focos de contaminación del medio ambiente, debido fundamentalmente a la falta de infraestructura para control y gestión de los mismos, pero también a políticas muy deficientes en cuanto a limitaciones de materiales de un solo uso o materiales tóxicos en algún momento de su vida útil.

El agotamiento de recursos (Huella ecológica)

Gran parte de los materiales que utilizamos en la construcción son minerales como el acero de las estructuras o la bauxita de la que se extrae el aluminio, o derivados del petróleo, como las pinturas, plásticos, telas y componentes de resinas y morteros. Tanto los minerales como el petróleo son finitos. Cada vez quedan menos en el planeta y es más costoso extraerlos por lo que empleamos más energía en conseguirlos. Estamos agotando nuestra despensa y no hay ningún sitio conocido donde podamos ir a buscar más.

De nuevo el diseño de nuestras ciudades también es crucial ya que están pensadas para transportar mercancías y personas con medios de transporte alimentados también con combustibles fósiles.

La Huella Ecológica mide la demanda de la humanidad sobre la biosfera, en términos del área de tierra y mar biológicamente productiva requerida para proporcionar los recursos que utilizamos y para absorber nuestros desechos (Living Planet Report 2006).

El post del 03/07/2020 del blog de Jose Fariña habla de la urgencia de cambiar el modelo de funcionamiento del planeta y señala un concepto muy interesante que aparece en un informe del Global Footprint Network: el día del sobregiro de la Tierra. (Es Urgente cambiar el modelo. Jose Fariña)

Se entiende por “el día del sobregiro” al momento en el que la Tierra ya ha consumido los recursos que el planeta es capaz de renovar para ese año. En el 2019 este hecho se produjo en Julio y la tendencia es que se produzca cada vez antes. En medio año hemos consumido los recursos de todo el resto del año. Pero lo interesante es que este año se ha invertido la tendencia y el día del sobregiro parece que se producirá un mes después de lo previsto. Por supuesto en esto tiene que ver el parón mundial de la actividad debido al covid-19.

Pero ¿necesitamos una pandemia para cambiar de modelo productivo y de consumo? ¿o ni siquiera ésto nos hará reflexionar? En todo caso, ya no podemos esperar a que se haga una redención del comportamiento de forma voluntaria. Ahora el papel de la UE, de los gobiernos de todos los países y de las administraciones en general es fundamental. Sólo a través de normativas claras y específicas se puede reconducir la situación.

Fridays for future

Como sabemos que esto es lento, y creemos que cada uno puede aportar su pequeño granito de arena, desde Arquitectura A granel proponemos:

Fomentar la rehabilitación versus obra nueva.
Tenemos un parque de edificios en las ciudades con mucha capacidad de ser regenerado para nuevos usos, renovado para ser más eficiente energéticamente, o simplemente reformado para ser ocupado ya que se encuentra vacío. Antes de construir, vamos a recuperar y colmatar de forma sostenible nuestras ciudades, pueblos y edificios abandonados.

Cuidar la implantación de los edificios que se construyen nuevos
En el caso de construir obra nueva hay que tener en cuenta la parcela, su topografía, su vegetación si existe, su entorno y por supuesto su clima. Cómo nos coloquemos en una determinada ubicación hará que el edificio esté integrado en su entorno y aproveche el clima en su beneficio o todo lo contrario.

Diseño bioclimático.
Consiste en aprovechar las condiciones de tu entorno para conseguir confort en la vivienda consumiendo la menor energía posible. Esto lo hacemos aislando bien los edificios, preferentemente por el exterior, con un especial cuidado del diseño de huecos y sus protecciones y cuidando los puentes térmicos. Dedicaremos un post específico a este tema.

Elección cuidada de los materiales.
En la medida de lo posible proponemos materiales locales, a ser posibles renovables y que consuman poca energía en toda su vida útil. Además, somos conscientes de la toxicidad de muchos productos de uso habitual y proponemos alternativas más sanas. También dedicaremos varios artículos a los materiales, a la dificultad para introducir en el mercado la oferta ecológica y a los criterios de elección de los mismos.

Energías renovables.
Hemos dicho que buscamos minimizar el consumo de energía con una estudiada implantación en la parcela y un diseño bioclimático, pero normalmente hay que realizar un aporte extra de energía para climatizar e iluminar nuestras edificios. Proponemos sistemas que integran paneles térmicos y fotovoltaicos y que pueden llegar a ser autosuficientes.

Gestionar el ciclo del agua.
Creemos que el agua es un recurso cada vez más escaso, y cada vez tenemos que invertir más energía en conseguir agua apta para consumo humano. Por eso creemos que hay que cuidar todo el ciclo de utilización de la misma. Ofrecemos sistemas de ahorro de agua y buscamos la captación del agua de la lluvia para distintos usos. Además, proponemos sistemas de depuración para reutilización de las aguas grises y negras.

Para concluir sabemos que en un proceso constructivo hay  que tomar multitud de decisiones, muchas de ellas son complejas y pueden tener repercusión en el presupuesto global. Iremos explicando en sucesivos artículos los criterios que pueden ayudar a entender todos estos conceptos. Se trata de poner a disposición toda la información necesaria para realizar las decisiones más convenientes y construir así con lógica y responsabilidad.

Esquema agranel sostenible

Categoría: Reflexiones